miércoles, 7 de noviembre de 2012

A vueltas con la sanidad


Después de semanas de protesta por el cierre de las urgencias en Barruecopardo y Villarino, la Junta de Castilla y Valladolid (perdón, y León) se ha pronunciado. Y, como suele ocurrir, no ha dado solución al problema que ella mismo ha creado: las urgencias seguirán cerradas y los vecinos de esos pueblos y comarcas seguirán teniendo que desplazarse a otros sitios mucho más lejanos, lo que invalida “de facto” el concepto de urgencia.

Desde el PREPAL (Partido Regionalista del País Leonés) queremos hacer ver que la “solución” (entre muchas comillas) que ha dado a estos pueblos la Junta es, a todas luces, insuficiente. En otras palabras, es como querer acabar con el hambre a base de caramelos. Por eso, desde el PREPAL seguimos apoyando todas las reivindicaciones y movilizaciones que se lleven a cabo para que las urgencias de Barruecopardo y Villarino sigan abiertas.

El artículo 43 de la Constitución se refiere, precisamente, al derecho a la protección de la salud y dice, expresamente, que los poderes públicos (en este caso, la Junta) debe tutelar esa salud a través de las prestaciones y servicios necesarios. En criterio del PREPAL, el cierre de estas urgencias choca frontalmente con lo expresado en dicho artículo de la Constitución.

Por ello, desde el PREPAL (Partido Regionalista del País Leonés) exigimos la reapertura de las urgencias de Barruecopardo y Villarino, del mismo modo que exigimos y exigiremos siempre la construcción de un hospital comarcal en Ciudad Rodrigo. La Constitución nos ampara.

Por nuestra historia. Por nuestra cultura. Por nuestra gente.
Salamanca, Zamora, León. ¡¡AUTONOMÍA LEONESA YA!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada